Sábado, 24 Junio 2017 | Login
La profesión docente debe ser vocacional, no debemos recalar en ella huyendo de otros campos profesionales

La profesión docente debe ser vocacional, no debemos recalar en ella huyendo de otros campos profesionales Destacado

Manuel Álvarez-Monteserín Izquierdo es el director y profesor desde hace cuatro años, del Centro integrado de FP “Ciudad de Béjar” en Béjar (Salamanca). Licenciado en Ciencias de la Documentación por la Universidad de Alcalá de Henares e  Ingeniero técnico industrial textil por la Universidad de Salamanca además tiene estudios en  restauración de patrimonio y anticuariado por la Escuela de Arte y Antigüedades de Madrid.

Aunque empezó su actividad profesional en la industria química, para pasar después al mundo de la educación en diversos centros formativos de la geografía española,  ha trabajado y colabora  en otros sectores relacionados con la restauración de  patrimonio, fundamentalmente documental y bibliográfico así como en la recuperación de piezas de porcelana y cerámica. Su última intervención se llevó a cabo en la recuperación de  la primera Biblia Judía que se editó  después de la constitución del estado de Israel y que está expuesta en el Museo Judío de la ciudad de Béjar en Salamanca.

No obstante se define como amante de la educación. “Desde mi tatarabuelo la enseñanza ha estado presente en mi familia; aquí en este mismo edificio, soy el noveno Álvarez-Monteserín” que imparte enseñanzas. Su padre también fue profesor y director de este centro  y el rey emérito D. juan Carlos I le concedió la Encomienda de Alfonso X el Sabio. “El paso de la empresa privada a la docencia fue siempre una ilusión y en cuanto tuve oportunidad lo hice”. Su último traslado le llevó hasta Béjar al Centro integrado de FP “Ciudad de Béjar” y su curiosidad y conocimientos en documentación le  llevó al archivo docente del centro de enseñanzas que recoge los expedientes y la documentación que se generó desde sus inicios allá por el año 1882, cuando se creó en Béjar la Escuela elemental de trabajo.

 Este centro, que lleva más de un siglo dedicado a la formación de jóvenes en distintos campos profesionales, presentó un proyecto educativo: Conservación preventiva del fondo antiguo de la biblioteca y de la documentación del archivo histórico del CIFP “Ciudad de Béjar” al VII concurso de BBPP educativas organizado por MEP, y no pudo obtener un galardón porque ya había sido premiado. El premio vino de parte de la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León por su innovación educativa. 

¿Qué interés tiene para la escuela pública esta BBPP?

 Esta” buena práctica educativa” tiene un interés extraordinario pues pone a trabajar e implica a todo un colectivo educativo en un campo,  que hasta el momento no ha desarrollado una  iniciativa similar. El interés máximo es la recuperación de un fondo documental y bibliográfico para toda la comunidad educativa y profesionales de la investigación en el mundo de la docencia. Se trata de la recuperación de un archivo docente, un patrimonio que se evita que se deteriore aún más y en el que están registrados muchos ciudadanos desde su creación, primero como  Escuela elemental de trabajo, para pasar luego a ser Escuela de Artes y Oficios, Escuela Industrial, Escuela de Peritos Industriales, conviviendo con la Escuela de Maestría y Oficialía Industrial, que en función de las leyes fue teniendo otras denominaciones,  hasta llegar al momento actual como CIFP “Ciudad de Béjar”.

 Y el origen de este gran proyecto… ¿dónde está?

Se observó que todo este fondo, con gran  valor histórico, presentaba síntomas muy graves de deterioro y que hacia inevitable tomar medidas preventivas, pues de lo contrario se perderían los documentos con el tiempo. En un Claustro de Profesores se informó al mismo del estado del fondo antiguo del archivo y de la posibilidad de crear un grupo de trabajo que abordase la limpieza y restauración, si fuera necesario, de los documentos.

Esta propuesta tuvo una gran acogida y se constituyó dicho grupo en el que se implicaron todos los sectores de la comunidad educativa: Conserje, administrativo y gran parte del profesorado, así como profesores jubilados que seguían relacionándose con el centro y que vieron una buena oportunidad para seguir colaborando con la educación, esta vez, participando en un Proyecto de Innovación, en total 18 personas.

Dado que a excepción del coordinador del proyecto, Manuel Álvarez-Monteserín Izquierdo nadie tenía conocimientos en el tratamiento y catalogación de documentos, este dedicó varias jornadas a la formación en este campo, para que la intervención fuera la correcta y con máximo cuidado para no causar mayor daño por una inadecuada manipulación.

Esta BBPP implica muchas horas extras...

Toda la actividad se desarrolló fuera del horario habitual de clases, trabajando  por las tardes,  de manera altruista, con delicadeza, tranquilidad y pulcritud. Se fue  avanzando en la limpieza de los expedientes y documentos que contenían y se puso  en evidencia que algunos de ellos tenían un valor que debía ser compartido con la comunidad educativa y  científica, bien porque reflejaba curiosidades de la época o bien porque pertenecían a personajes ilustres de la comarca, de la provincia e incluso de relevancia internacional. Por citar algunos de estos documentos, la correspondencia oficial,  firmada por los que fueran Rectores de la Universidad de Salamanca Mamés Esperabé Lozano y  Miguel de Unamuno y Jugo, los expedientes académicos de los  escultores bejaranos, Francisco González Macías,   Mateo Hernández, el Tallista Gil Laso Fraile, o representantes municipales como por ejemplo el que fuera  el primer alcalde de la ciudad en la época franquista, Antonio García Castillón,  o el primero de la época democrática, Juan Belén Cela y así podríamos citar a otros tantos personajes que de una u otra manera han servido a la sociedad.

Más de 5000 expedientes abordados hasta el momento lo que supone una media de  de 50.000 documentos limpiados y a la vez registrados en a una base de datos para que su acceso sea más seguro, rápido y sin incidir en los expedientes no solicitados. En definitiva, tratamos de conservar  toda la evolución académico profesional de Béjar, el patrimonio educativo de una ciudad industrial vinculada al sector textil fundamentalmente pero con estudios vinculados a otros sectores industriales.

¿Cómo ha repercutido en la mejora de la educación?

El alumnado ha podido participar en este Proyecto de Innovación implicándose a través de los  módulos profesionales que se imparten, con acciones que tienen que ver con los archivos o a actividades derivadas de los mismos.

Las tres familias profesionales que se desarrollan en el centro: “Textil, Confección y Piel”, “Electricidad y Electrónica” y “Administración y Gestión” se han implicado  realizado trabajos con rigor y seriedad como por ejemplo la domotización del archivo por parte del alumnado de  Electricidad y Electrónica, o el estudio de los “internos textiles” de los libros y documentos analizando el material en el laboratorio, viendo la composición celulósica del soporte documental, las pieles de encuadernación  por parte de los alumnos Textiles y a través también de la elaboración de encuestas y obtención  de resultados de las mismas, realizadas por los alumnos de Administración.

Con estas acciones, unos cincuenta alumnos de toda la comunidad estudiantil han participado en el proyecto y les ha servido para ver una utilidad más de las enseñanzas recibidas dentro de la programación de los distintos módulos, conocer la importancia de lo que contiene un archivo y la necesidad de conservar los documentos como elementos integrantes de la historia y en el caso del alumnado textil, ver otra salida profesional analizando y valorando los elementos que constituyen los soportes documentales, como la piel, el papel con sus diferentes tipos, las tintas, los hilos de costura, los tejidos de refuerzo como la tarlatana, etc.

Se puede decir que se ha creado una cultura archivística en toda la comunidad educativa. Se ha puesto en valor una documentación desconocida hasta el momento para los ciudadanos e investigadores y lo fundamental  es que se ha paralizado el proceso de deterioro que venían sufriendo los diferentes documentos abordados hasta el momento y se puede ofrecer a la sociedad este archivo como fondo documental para la investigación.

Esta apuesta de innovación nos ha proporcionado compensaciones personales y profesionales en el trabajo con los alumnos. Ha servido además para que el profesorado ya jubilado se incorpore de nuevo al centro como colaborador del proyecto, realizando las mismas actividades que el profesorado en activo y siguiendo vinculado a la labor docente participando en uno de sus proyectos. Y al sacar este archivo a la luz se ha abierto una nueva vía de investigación y conocimiento para todos aquellos que quieran indagar en la historia de Béjar.

 Y qué me puede decir de su experiencia como director…

 En la profesión docente es fundamental querer y respetar al alumnado por encima de todo. Tu buen hacer lo  podremos ver en los resultados del alumno, en todos los ámbitos,  no solamente en la transmisión de conocimientos. Para bien o para mal, somos un referente de las personas que están en nuestras manos durante su proceso de educación y formación.

Hay que amar la profesión, estar convencidos de los que hacemos. Esta profesión debe ser vocacional, no debemos recalar en ella huyendo de otros campos profesionales, el futuro de las generaciones de jóvenes está en la labor del docente, hay que apostar por él. En la educación y formación de nuestros jóvenes debe haber una estrecha comunicación y colaboración entre las familias y los centros educativos, pero teniendo claro ambas partes en qué terrenos hay que trabajar y respetar.

Tenemos medallas de oro a nivel regional y nacional derivadas de nuestra participación en la Olimpiadas de la Formación Profesional que año tras años se vienen convocando. En las olimpiadas de Castilla y León llevamos tres años consecutivos siendo medallas de oro en Robótica. En cursos pasados uno de nuestros alumnos ha sido el mejor expediente académico nacional en Robótica Industrial. A nivel local, el Excmo. Ayuntamiento de Béjar nos concedió el pasado 29 de septiembre la Medalla de Oro de la Ciudad, por la trayectoria y el buen hacer de los últimos tiempos. Podría nombrar otras acciones que también engrandecen al centro y a su actividad académica y que son fruto del buen ambiente de trabajo,  de la calidad del profesorado y de la entrega del Equipo Directivo.

 Desde todas las administraciones, parece que se está apostando por la formación profesional…

La Formación Profesional es necesaria para todos los campos tanto industriales como de servicios. Para los alumnos ha sido, es y será siempre un buen camino para la formación y la inserción laboral rápida. En el mes de junio del año pasado acudimos a una reunión en Madrid sobre ‘FP y Empresa’ y una de las  conclusiones, importante,  fue que la Formación Profesional tiene que ocupar ahora mismo una de  las primeras opciones de la formación de cualquier alumno. Desde la Formación Profesional se puede acceder a cualquier campo laboral y además nos permite seguir formándonos en las distintas universidades por no hablar de la experiencia práctica que tienen los alumnos en las distintas empresas de su especialidad realizando el módulo de·” Formación en Centros de Trabajo” que en muchas ocasiones le permite al empresario contratar a un alumno que ha desarrollado bien sus prácticas y ha puesto todo su conocimiento al servicio de la empresa. Hay que erradicar de algunas mentes viejos tópicos relacionados con la Formación Profesional, que sin duda obedecen a la falta de conocimiento sobre estas enseñanzas y a complejos injustificados.

 

 BBPP educativa

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información

x

Información MEP

Déjanos tu email y te escribiremos para comunicarte los eventos que organizamos.