Domingo, 17 Diciembre 2017 | Login

Frases que ilusionan y educan: “Si yo te hablo bien, tú me hablas bien”

Es la otra cara de la moneda de una de las frases prohibidas de las que ya hemos hablado: “Si me hablas así de mal, yo haré lo mismo”. Muchas veces nuestros hijos nos hablan mal, nos faltan el respeto y es necesario poner un límite, pero ¿qué es mejor: poner un límite con reproches y amenazas basadas en que haremos lo que no queremos que hagan o poner un límite basado en el ejemplo de lo que sí queremos que hagan? Nos decía Eva Bach que  “a veces decimos “A mí no me chilles" chillando. Para contrarrestar esto, deberíamos decir: "Si yo te hablo bien, tú me hablas bien". 

Más información

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información

x

Información MEP

Déjanos tu email y te escribiremos para comunicarte los eventos que organizamos.