Domingo, 09 Mayo 2021 | Login

Lecturas recomendadas

Historia de Nadas

Andrés BARBA

Madrid: Siruela, 2006. 6 años: primeros lectores. Narrativa: Fantasía.

La habitación maravillosa y otros cuentos

Pedro Antonio URBINA

Madrid: Palabra, 2000  6 años: primeros lectores. Narrativa: Fantasía.

Vilma, una chica muy especial

Yolanda Pateraki

Ed. Athos-Pergamos. Granada (2007) Público: 9 años

La Casa Pintada

Montserrat del AMO

Madrid: SM, 1994           9 años: lectores niños. Narrativa: Vida diaria.

Brandabarbarán de Boliche. Aventuras y desventuras de Alonsico Quijano

Ramón GARCÍA DOMÍNGUEZ

Madrid: Anaya, 2004;12 años: lectores adolescentes. Narrativa: Fantasía.

Las Crónicas de Prydain

ALEXANDER, Lloyd Chudley. 12años: lectores adolescentes. Narrativa: Aventuras fantásticas.

Tan lejos como los pies me lleven

BAUER, Josef Martin

Barcelona: Edhasa, 2004. 15 años: lectores jóvenes. Narrativa: Aventura.

La bruja de Trasmoz,

César Fernández. Barcelona: La Galera, 2009.

 

Historia de Nadas

Andrés BARBA

Madrid: Siruela,2006; 112 pp.; col. Las tres edades; ilust. de Rafael Vivas; ISBN: 84-7844-960-4.

6 años: primeros lectores.

Narrativa: Fantasía.

 

Es un relato para primeros lectores bien escrito y bien construido, con personajes divertidos, tramos realmente ingeniosos, un punto de originalidad y conexión con los entusiastas del fútbol.

En un pueblo llamado Nadas, las estrellas se apagan un día y, para resolver el problema, el gordísimo alcalde Doscinturones, un chico llamado Maderito y un desalentado Boxeador, deben atravesar la puerta de los acertijos imposibles, el bosque de las cosquillas invisibles y el pasillo de los botones y los miedos. Luego habrán de montar una escalera suficientemente alta para llegar al interruptor de las estrellas.

 

La habitación maravillosa y otros cuentos

Pedro Antonio URBINA

Madrid: Palabra, 2000; 61 pp.; col. La mochila de Astor, serie verde; ilust. de Aurora Losada; ISBN: 84-8239-404-5.

6 años: primeros lectores.

Narrativa: Fantasía.

 

Siete historias. La habitación maravillosa, o cómo se transforma el lugar de los juegos de dos niños. Dos niños que no colaboran mucho en casa son los protagonistas de Hadas y magos. El prado, el bosque y el río habla de la diferencia entre una profesora que no sale con los niños a jugar y otra que sí lo hace. Un niño que tiene miedo de La oscuridad y se tranquiliza con las explicaciones de su madre. La fuente helada va sobre una princesa que tarda en elegir novio y acaba casándose con el príncipe de Géland, el reino de los hielos. Qué pasa cuándo, a una chica canta que quisiera ser Tan alta como la Luna, se le concede su deseo. Garanti Podiateques, el hombre con más dinero del mundo, encuentra un día un cabrero que no vende su flauta de caña.

Urbina procura que las frases sean sencillas y que los diálogos sean continuos, pero no se dirige al niño como buscando su aceptación sino que deja discurrir los argumentos según su propia lógica. No son historias rotundas, no contienen incidentes o golpes de humor explosivos, no recurren al lenguaje de argot ni contienen referencias del momento conocidas por unos chicos lectores concretos. Son más bien relatos que intentan atrapar un trozo de vida cotidiana, en forma de pequeña fantasía o de narración sobre la vida ordinaria, que dejan un sabor positivo pero de un modo no concluyente, como la vida misma. Por eso, contrariamente a los relatos habituales en el mercado para estas edades, que tienen una vigencia corta, estos pueden ser duraderos en el tiempo aunque no tengan un respaldo mayoritario instantáneo. La intención del autor no es didáctica sino literaria y, por tanto, las conclusiones pedagógicas que se puedan sacar se desprenderán de la historia de modo indirecto.

 

Vilma, una chica muy especial

Yolanda Pateraki

Ed. Athos-Pergamos. Granada (2007). Col. “Biblioteca de autores griegos contemporáneos”. 200 págs. 9 €. Traducción: Panagiota Papadopulu, Patricia Sánchez Soto y María Zarco Gallardo.

Público: 9 años

Como el propio título indica, Vilma es una chica muy especial que hace las delicias de todo el mundo. Es dulce, simpática, los niños la adoran porque saber cantar, jugar, contar cuentos, ayuda en las tareas domésticas. Vive en el Pueblo de los Fantasmas junto a la familia Mentikidis, integrada por los abuelos, su hija y yerno y el hijo de estos, Estelios. El abuelo Jarilaos y su yerno Alberto son inventores y trabajan en casa fabricando objetos que luego venden en las ferias. Uno de esos objetos será Vilma.La familia presentada en el libro reúne una serie de valores que la convierten en un buen modelo. Viven todos juntos en la misma casa, cada uno realizando su trabajo para sacar adelante a los demás. A pesar de las distintas vicisitudes que les suceden, saben ver siempre el lado bueno de las cosas, no pierden el optimismo, están dispuestos a prestar ayuda a todo aquel que la necesite, luchan por sacar adelante sus proyectos sin desanimarse ante los contratiempos, saben recomenzar cuando es necesario. En el Pueblo de los Fantasmas donde viven son muy queridos por todos.La autora griega Yolanda Pateraki nos muestra en el libro cómo transcurre la vida de esta sencilla familia de un modo muy simpático y alegre. Los capítulos son breves y autoconclusivos, aunque están inscritos dentro del hilo narrativo general, y las peripecias de los personajes invitan a proseguir con la lectura y mantienen la tensión hasta el final. Es un relato realmente entrañable.

 

La Casa Pintada

Montserrat del AMO

Madrid: SM, 1994; 121 pp.; col. Catamarán; ilust. de Francisco Solé; ISBN: 84-348-4350-1.

9 años: lectores niños.

Narrativa: Vida diaria.

 

Cuando el pequeño Chao, a los cinco años, va con su abuelo a Pekín por vez primera, se queda deslumbrado por la Casa Pintada, la vivienda del emperador. Sueña con llegar a vivir en una casa semejante, pero tal pretensión sienta mal a quienes piensan que no es legítimo emular al emperador. Pero los sueños de Chao son alentados por su abuelo y compartidos por la pequeña Kum Li. Junto con ella, entrena para un concurso de equilibristas que tendrá lugar en Pekín con ocasión de las fiestas del Año Nuevo.

 

 

Brandabarbarán de Boliche. Aventuras y desventuras de Alonsico Quijano

Ramón GARCÍA DOMÍNGUEZ

Madrid: Anaya, 2004; 150 pp.; ilust. de Federico DELICADO; ISBN: 84-667-3996-3.

12 años: lectores adolescentes.

Narrativa: Fantasía.

 

Infancia de don Quijote con aventurillas que adelantan las que vivirá luego. El autor presenta una pandilla de chicos formada por Alonsico Quijano, Sanchico Panza, el entusiasta Marcos de Obregón, el aguafiestas Guzmán de Alfarache, los inseparables Rinconete y Cortadillo «que todo lo hacían y decían a la par» y «se decidían después de cuchichear entre sí más o menos tiempo», el huérfano Lázaro de Tormes, el dubitativo pero decidido Estebanillo González, y una chica pelirroja del pueblo llamada Maritornes... Básicamente, la primera parte está centrada en la bajada de Alonso Quijano a la cueva de Montesinos, de donde sale hablando de Brandarbarbarán y otros seres; la segunda cuenta sobre todo cómo los ocho de la pandilla se atan a las aspas de dos molinos; y en la tercera, Ginés de Pasamonte ofende a Dulcinea y Alonso Quijano lo desafía. Un cierto hilo conductor es que al pequeño Alonso su abuelo le dice que si sueña tres veces con ser caballero andante lo será en el futuro; y ser caballero andante, le aclara, «no significa sólo ser el más fuerte, sino también y sobre todo “el más amable, más sabio, más leal, de más noble ánimo y de mejor trato y crianza entre todos los demás”», según dejó escrito Ramón Llull en su Libro de la orden de la caballería.

Un relato sobre la infancia de don Quijote que me ha parecido valioso y me ha resultado simpático.

 

 

Las Crónicas de Prydain

ALEXANDER, Lloyd Chudley

12 años: lectores adolescentes.

Narrativa: Aventuras fantásticas.

 

Es una saga de literatura fantástica inspirada en relatos mitológicos germánicos y célticos, en especial la recopilación galesa titulada MABINOGION. Es un mundo imaginario, con reminiscencias mágicas y ambiente paramedieval. En un clima optimista, con rasgos de humor y un estilo poético, Alexander exalta el valor, la alegría en las dificultades, la lealtad en la amistad. Sobresale su habilidad en la caracterización de los personajes: tanto Gurgi como el bardo Flewdur son inolvidables, así como la princesa Eilonwy, una chica que desprecia las actividades femeninas tradicionales...
Las semejanzas de las Crónicas de Prydain con El Señor de los anillos son notorias: como Bilbo y Frodo, Taran se verá envuelto en aventuras que le superarán y se dará cuenta de que «a la mayoría de nosotros se nos llama a desempeñar tareas que se hallan mucho más allá de lo que nos creemos capaces de hacer. Nuestras capacidades rara vez están a la altura de nuestras aspiraciones y, a menudo, nos encontramos lamentablemente mal preparados para ellas». También como Bilbo y Frodo, Taran aprenderá que las decisiones han de ser tomadas por la sabiduría y no por el deseo de seguir los dictados del corazón y cómo, cuando se supera el desánimo, en el corazón florece de nuevo el coraje. Al final habrá sido un héroe no gracias a los encantamientos sino a través de su propia hombría.

Son cinco libros:

El Libro de los Tres. Barcelona: Martínez Roca, 1987; 154 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1095-8.
Otra edición en Madrid: Alfaguara, 2003, 2ª impr.; 224 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-6627-1.

El Caldero mágico. Barcelona: Martínez Roca, 1988; 159 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1179-2.
Otra edición titulada El Caldero negro, está en Madrid: Alfaguara, 2003, 2ª impr.; 224 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-6628-X.

El Castillo de Llyr. Barcelona: Martínez Roca, 1990; 154 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1426-0.
Otra edición en Madrid: Alfaguara, 2004; 208 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-0087-4.

Taran el vagabundo. Barcelona: Martínez Roca, 1992; 207 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1599-2.
Otra edición titulada Taran el errante está en Madrid: Alfaguara, 2004; 208 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-0098-X.

El Gran Rey. Barcelona: Martínez Roca, 1994; 231 pp.; col. Fantasy; trad. de Albert Solé; ISBN: 84-270-1825-8.
Otra edición en Madrid: Alfaguara, 2005, 2ª impr.; 208 pp.; trad. de Atalaire; ISBN: 84-204-6722-7.

 

 

Tan lejos como los pies me lleven

BAUER, Josef Martin

Barcelona: Edhasa, 2004; 576 pp.; trad. de Pere-Albert Balcells; ISBN: 84-350-0944-0.

15 años: lectores jóvenes.

Narrativa: Aventura.

 

El relato comienza cuando Clemens Forell, alistado en el ejército alemán en 1944 y hecho prisionero por los rusos al final de la guerra, viaja en un convoy cuyo destino final es una mina de plomo en el extremo nororiental de Siberia: allí deberá estar veinticinco años. La primera mitad del libro cuenta su vida y su trabajo en ese lugar, y un frustrado intento de fuga. La segunda mitad es su escapada, desde 1949 hasta 1951, atravesando toda Siberia, viviendo temporadas en poblados de nativos y en compañía de otros cazadores fugitivos, hasta que logró llegar a Teherán, desde donde fue repatriado en 1952.

Son excelentes las descripciones del trabajo y del entramado de relaciones humanas en la mina de plomo, donde hay personajes inolvidables, como el líder del grupo Leibrecht y el doctor Stauffer, el que impulsa y facilita la fuga de Forell. También son magníficas las páginas del vagabundeo por la estepa siberiana y las que narran los periodos de tiempo que Forell pasa en poblados siberianos y el que malvive junto a unos buscadores de oro. La novela como tal pierde fuelle, aunque no interés, en su tramo último: hay quien supone que falló la cooperación entre protagonista real y periodista, como si el verdadero Forell hubiese decidido no contar todas las cosas, o como si el miedo que le atenazaba y el deterioro interior que sufría hubieran borrado semanas enteras de su memoria...
Esta caída de tensión y de nivel arroja dudas sobre la verosimilitud de lo demás que se cuenta y deja descompensada la narración, tan detallista y cuidada durante casi quinientas páginas. Aún así, cabe calificarla en su conjunto de apasionante aventura pues todo en ella es interesante: la vida en la mina, la huida en solitario, las historias de caza y pesca, la convivencia con gente asombrosa, lo que se trasluce de la organización demencial del colectivismo estalinista... De un modo que sucede pocas veces, el lector se ve impulsado al mismo tiempo a leer deprisa y despacio, a desear pasar la página para ver cuanto antes qué ocurrirá luego y a frenar su ritmo para no perderse detalle. A esto contribuye no poco el talento literario con el que se reconstruye todo el mundo interior de pensamientos y emociones del protagonista, la viveza con la que se transmite cómo siente que ha huido de una prisión para quedarse atrapado dentro de otra de muros impalpables: Siberia, una tierra que si es desconfiada es «también el país de la misericordia», como dice un personaje.
Al comienzo del libro se incluye un penoso planito del recorrido que hizo Forell: no hubiera costado mucho poner un mapa mejor y hubiera mejorado una edición que, por otra parte, tiene calidad.

 

La bruja de Trasmoz,

César Fernández. La última bruja de Trasmoz (2009). Barcelona: La Galera, 2009; 183 pp.; ISBN: 978-84-246-3278-6.

Reúne bien algunas de las funciones de la literatura juvenil: conecta con el lector joven por su intriga, en especial con la querencia natural de muchos por los relatos de miedo, y conduce a la lectura de un clásico como Bécquer pues todo está basado en un episodio de su vida y abundan las referencias a sus leyendas.
Su protagonista es Emilio, un joven programador informático, descendiente de Bécquer, que tiene unos sueños misteriosos y está insatisfecho en su trabajo. Decide abandonarlo e, igual que su antepasado pasó un tiempo en monasterio de Veruela para escribir leyendas sobre esos parajes, se va unos días a la hospedería de un monasterio cercano a ese lugar para poner en orden sus ideas y, tal vez, escribir una novela.Tal vez algunas motivaciones y comportamientos de los personajes podrían ser más convincentes; y también algunos aspectos formales del texto podrían estar más cuidados —por ejemplo parecen vacías algunas expresiones típicas de relatos que intentan convocar el miedo en el lector como «la oscuridad que los acechaba» o «la negrura resultaba abominable»—. En cualquier caso, el hecho es que la narración atrapa y el lector desea saber cómo acabará todo, al margen de que funciona muy bien la integración de los pasajes de relatos de Bécquer en la historia.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación.  Entendido   Más información